domingo, 10 de febrero de 2019

Consumo masivo de Alcohol en los Jóvenes: el BOTELLÓN.


Patrón de consumo

 Los resultados de las últimas encuestas en España muestran que las drogas consumidas por un mayor número de estudiantes son el alcohol, el tabaco y el cannabis. Se observa, además, que el consumo de todas las drogas ilegales está más extendido entre los hombres que entre las mujeres. En cambio, las drogas legales como tabaco y alcohol está más extendido entre las mujeres. La edad media de inicio del consumo se sitúa entre los 13 y los 15 años.

El botellón

Se denomina “botellón” a una concentración de grupos de jóvenes que quedan en calles, plazas y otros espacios públicos para pasar el rato bebiendo, generalmente alcohol, con amigos. Normalmente se celebra los fines de semana y suele tener lugar en zonas cercanas a fiestas, bares y discotecas.
Los adolescentes relacionan el botellón con pasar el tiempo con amigos, en un espacio donde escuchar su música, hablar sobre temas que les interesan y practicar hábitos mal vistos o prohibidos por la ley y por su entorno familiar.La mayor parte de las iniciaciones de los adolescentes al consumo de alcohol tienen lugar en los botellones.
La bebida se compra en grupo, se reparte su coste entre todos/as y se comparte al beber del mismo vaso o de la misma botella, estableciéndose lazos entre ellos/as compartiendo intereses, sentimientos, experiencias, aficiones, sensaciones, expectativas e ilusiones.

Consecuencias para la salud

Aquí el consumo se suele caracterizar por beber grandes cantidades de alcohol en poco tiempo. Tomar alcohol de forma abusiva puede acarrear consecuencias para la salud a largo plazo, como la cirrosis hepática, y puede ser muy perjudicial a corto plazo, pues beber grandes cantidades de alcohol en poco tiempo provoca que al hígado no le de tiempo a “eliminar” el etanol (agente tóxico que contiene el alcohol), afectándose el tejido cerebral y apareciendo los síntomas de intoxicación etílica (falta de coordinación, euforia, agresividad, mareo, vómitos, dolor de cabeza, pérdida de la consciencia, ...) que, llevada al extremo, corre el riesgo de desembocar en un coma etílico que puede provocar la muerte. Cada año por estas fechas de Carnaval aumentan las cifras de menores atendidos por los servicios de emergencias bajo los efectos del alcohol.
El cerebro del adolescente se encuentra en etapa de desarrollo, por lo que puede sufrir las consecuencias de un excesivo consumo de bebidas alcohólicas, estando entre ellas el alcoholismo.
Además de las consecuencias negativas para la salud por la ingesta de alcohol, el consumo abusivo puede acarrear consecuencias como mayor daño por el consumo asociado de otras drogas, peleas y enfrentamientos, comportamientos de riesgo (como la práctica de relaciones sexuales sin protección, que puede traer consecuencias como embarazos no deseados o contagio de enfermedades venéreas, como el VIH), accidentes de tráfico, etcétera.

Las medidas que se proponen para tratar de frenar este tipo de consumo de alcohol entre los jóvenes, pasan por la educación en casa, en la escuela y la implicación de los Ayuntamientos, desde diferentes sectores:

1. Educar a los jóvenes en un consumo responsable.
2. Concienciar de las consecuencias negativas del alcohol.
3. Proponer alternativas al botellón, habilitando y recuperando espacios para los jóvenes.
4. Limitar la publicidad de bebidas alcohólicas.
5. Controlar la venta de alcohol a menores.




 by Carolina Morales Ríos. Enfermera de Atención Primaria. ZBS Península de Jandía (Fuerteventura)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Los casos de sífilis, gonorrea o chlamydia siguen aumentando significativamente en los últimos años.  Otras, como el VIH, se mantienen es...