domingo, 27 de enero de 2019

TRANSPLANTE DE RIÑÓN Y EJERCICIO FÍSICO

Como ya lo habían demostrado otros estudios, la actividad física es un instrumento de mejora en la recuperación del paciente trasplantado de riñón, ya que reduce la morbimortalidad, previene los riesgos cardiovasculares -- obesidad, hipertensión, dislipemias y diabetes --, e incluso aporta beneficios psicológicos y sociales, mejora el sueño, la autoestima. 

En esta nueva revisión de 24 estudios se ha visto que los pacientes  con trasplante de riñón y que reciben un programa estructurado de ejercicio físico mejoran la capacidad aeróbica y el rendimiento muscular y la calidad de vida.

Como se sigue demostrando, no todo son medicamentos y una actitud pasiva de los pacientes, disponer de profesionales que desarrollen programas de ejercicio físico  en el que el paciente adopte una perspectiva más activa y dinámica aporta mucho a la mejoría de los pacientes tanto física como psicológicamente. 

by Pedro J. Martín Pérez, Médico de Familia y Comunitaria. Z.B.S.Agüimes

Fuente: Revista de Nefrologia: https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs40620-019-00583-5



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Los casos de sífilis, gonorrea o chlamydia siguen aumentando significativamente en los últimos años.  Otras, como el VIH, se mantienen es...